El origen de la pizza Margarita

A finales del siglo XIX, tras la visita de la reina Margarita de Saboya a Nápoles, la pizza se convirtió en la comida típica italiana

En 1889, el rey de Italia, Humberto I, y su esposa Margarita de Saboya hicieron una visita a Nápoles. Mientras paseaban por las calles del centro de la ciudad, quedaron sorprendidos por el aroma que brotaba desde los locales de panaderos. Como el protocolo no les permitía entrar para degustar el manjar que desprendía tan buen olor, los responsables de las cocinas de los Saboya decidieron invitar a Raffaele Esposito, cocinero de la pizzería Pietro… e Basta Così, a las cocinas del palacio real de Capodimonte, donde se alojaba la pareja.

Cocinó tres pizzas: la «mastunicola», compuesta por una masa blanca con manteca, queso de oveja, albahaca y pimienta; otra de tomate y anchoas, y finalmente una pizza de tomate, mozzarella y albahaca (la que en un futuro se llamará pizza Margarita). Al día siguiente, el cocinero recibió una carta de reconocimiento del jefe de cocina de la Casa Real en la que se afirmaba: «Apreciado señor Raffaele Esposito. Le confirmo que las tres clases de pizza que preparó usted para Su Majestad la Reina resultaron deliciosas».

En forma de flor

La historia afirma que, aunque las tres pizzas fueron de su gusto, la soberana mostró su preferencia por la tercera –la de tomate, mozzarella y albahaca–, y el cocinero napolitano se lo agradeció dando el nombre de pizza Margarita a aquel plato que solía preparar, como homenaje a la reina. El acto de galantería del cocinero se inspiró quizás en la presentación de la pizza, que originalmente se servía con lonchas de mozzarella dispuestas como los pétalos de una flor, (una margarita). Pero también tenía un significado político, pues los ingredientes de este plato combinaban los colores de la bandera de Italia: rojo (por el tomate), verde (por la albahaca), y el blanco de la base y la mozzarella.

Teniendo en cuenta que la visita de Humberto I y Margarita a Nápoles se produjo unis años después de la anexión de la ciudad de Roma al reino de los Saboya (1870), suceso que coronó el proceso de unificación nacional de Italia desarrollado en las décadas anteriores.

Una reina patriota

El papel atribuido a la reina Margarita en la popularización de la pizza no es casual. La reina estaba comprometida desde hacía tiempo en la expansión del made in Italy, de esta manera cultivó una imagen de proximidad al pueblo llano. Se contaba que, en su visita a Nápoles en 1889, la soberana degustó un muslo de pollo comiéndolo con las manos, como una mujer corriente; desde entonces, cuando alguien se saltaba el protocolo, decía: «También la reina Margarita come el pollo con los dedos». De esta forma podemos decir que la primera reina de Italia tuvo un papel fundamental en el resurgimiento del recién nacido Estado. Y, en este contexto, un plato exquisito, sencillo pero también tricolor como la bandera de Italia, no podía ser sino un éxito.

También cabe señalar que el tomate fue el ingrediente que marcó la diferencia y definió la pizza tal como hoy la conocemos, en un principio la población mostraba desconfianza ante este producto y fueron las clases populares las que, movidas por el hambre, dejaron a un lado la desconfianza. Hoy, la versión «roja» ha suplantado sin discusión a la originaria y –probablemente– parte de su éxito se debe a la benévola intercesión de la reina Margarita.

Fuentes:

https://www.pressreader.com/spain/historia-national-geographic1/20191121/299264737827742

Foto de una pizza Margarita.

Deja una respuesta

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: