Santorio inventa el termómetro clínico

A principios del siglo XVII, Santorio Santorio era uno de los médicos más importantes de Italia. En sus primeros años ejerció su profesión primero en Croacia y luego en Venecia, estudió en la Universidad de Padua, donde más tarde impartió clases como profesor de teoría de la medicina entre 1611 y 1624. Murió en 1636, en Venecia. A lo largo de su vida Santorio se dedicó a realizar mediciones sistemáticas que lo convirtieron en uno de los fundadores de la medicina experimental.

Muchas de estas mediciones las realizaba sobre sí mismo, ya fuera de su peso, de los alimentos que ingería… Para ello creó diversos instrumentos de precisión, como balanzas o un aparato para medir la frecuencia del pulso. Pero el más conocido de estos instrumentos, y el que tendría mayor trascendencia, es el termómetro.

En la misma época, Galileo Galilei había creado un precedente, un tubo de cristal lleno de un líquido sensible al calor que hacía ascender o descender unas esferas de cristal en su interior según variaba la temperatura. Sin embargo, hay que señalar que el aparato de Galileo, que hoy se denomina termoscopio, no tenía escalas de medida y se usaba sólo en exteriores. Por ello, se puede decir que Santorio fue el primero que desarrolló un termómetro con gradación y también el primero en usarlo para medir la temperatura corporal.

Santorio dio a conocer su termómetro en sus Commentaria in artem medicinalem Galeni, publicado en 1612 pero cuya autorización es de 1611: «Tengo que informar de un método maravilloso, por el cual, con la ayuda de un instrumento de cristal, puedo medir la temperatura caliente o fría del aire, en todos los lugares y en todas las partes del cuerpo y tan exactamente que en cualquier momento del día puedo medir los grados con un compás y fijar el calor y el frío».

MEDICIÓN DEL CALOR DEL AIRE ESPIRADO DE SANTORIO

Diseñó un termómetro que se introducía en la boca, como en la actualidad, y otro que se agarraba con la mano. Midió el intervalo de cambio de la temperatura del termómetro observando la distancia que el líquido recorría durante diez tictacs de un pequeño péndulo.

En el siglo XVII, fueron varios los inventores que perfeccionaron su termómetro. En 1714, Daniel Fahrenheit creó un modelo de termómetro de mercurio, más exacto. En esa misma época, Herman Boerhaave utilizó el aparato para medir la temperatura de sus pacientes. El uso del termómetro en medicina se consolidó a mediados del siglo XIX, cuando Carl Wunderlich elaboró una explicación científica del fenómeno de la fiebre y el termómetro clínico se hizo indispensable para medir sus distintas fases.

En la actualidad vemos cómo este invento se ha vuelto indispensable en el día a día de aquellos que trabajan en el área de la salud y de cómo este invento a facilitado la labor de los médicos y ha sido especialmente importante en la época de la Pandemia, donde es indispensable tomar la temperatura para entrar a colegios, aeropuertos, teatros, hospitales…

Fuentes: https://historia.nationalgeographic.com.es/a/1611-santorio-inventa-termometro-clinico_12257

Deja una respuesta

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: