Crítica de la película “King’s Man: La primera misión”

La serie Kingsman de Matthew Vaughn siempre, más o menos, ha hecho su trabajo. El tratamiento de acción en vivo que Vaughn dio a la serie de novelas gráficas de Mark Millar de 2012 The Secret Service en 2015 proporcionó al público un éxito de taquilla de acción más sangriento, crudo y orientado a adultos para compensar el creciente bastión de las películas de superhéroes. Los Kingsman, por supuesto, son un tipo diferente de superhéroe: un servicio de inteligencia privado fundado por miembros de la élite británica, que perdieron a sus hijos durante la primera guerra mundial y decidieron poner su fortuna en hacer del mundo un lugar mejor. Los Kingsman, cuyo nombre deriva de una tienda de sastrería ficticia de Londres, están equipados con una encantadora variedad de artículos cotidianos que funcionan como armas letales, combate cuerpo a cuerpo impresionantemente coreografiados, actores de primera clase de renombre… La inclinación conservadora de las películas de Vaughn ha hecho que el intento de la franquicia de política sea más tonto que nada, pero más allá de eso, tanto Kingsman: The Secret Service como su secuela Kingsman: The Golden Circle logran ser una pelusa de acción emocionante, entretenida y tonta. Por lo tanto, no me da ningún placer informar que The King’s Man, el intento de Vaughn de precuelar su serie, tiene muy poco de ninguno de los detalles vivos anteriores que hicieron que valiera la pena ver las dos primeras películas.

Saliendo de los orígenes antes mencionados de la facción The Kingsman, Vaughn nos lleva de vuelta a principios del siglo XX, durante el cual el duque de Oxford, Orlando (Ralph Fiennes) ha creado una amplia red de ayuda contratada que trabaja para él como una operación de inteligencia encubierta. Doce años después de la muerte de su esposa (que predicó que «las personas nacidas en privilegios lideran con el ejemplo») durante la Guerra de los Bóeres, Orlando, un pacifista que rencora a sus compañeros británicos de clase alta, defendiendo el valor desconocido de la clase sirviente, y su hijo belicista Conrad Dicho grupo de villanos incluye nombres de la vida real como Rasputín, Lenin, Gavrilo Princip y Mata Hari. Están dirigidos por un oscuro escocés que hace todo menos girar un bigote de manillar mientras orquesta el intento de diezmar el imperio británico, lo que llevó al asesinato del archiduque Francisco Fernando y, naturalmente, a la Primera Guerra Mundial.

Orlando se estremece ante la idea de que su hijo se vaya a servir en una guerra que está tratando activamente de prevenir. En cambio, preferiría que Conrad protegiera a su país bajo su propia atenta mirada con el aún sin nombre Kingsman. Esto lleva a la película a su componente más apasionante: Rasputín, interpretado por un Rhys Ifans muy maquillado haciendo una comida fuera del escenario con su dibujo ruso gratuito.

Entendiendo la influencia del titiritero de Rasputín en el zar y el potencial de una guerra mundial, Orlando y su hijo, acompañados por sus propios sirvientes, Shola (Djimon Hounsou) y Polly (Gemma Arterton), intentan frustrar y eliminar a Rasputín haciendo que Conrad lo seduzca y envenene. Verás, en el universo de Kingsman este monje tiene una afección homosexual hacia los jóvenes. Pero a Rasputín le termina gustando Orlando en lugar de su hijo. Secuestra al duque de Oxford en una habitación donde se desgarra en una rebanada de tarta Bakewell envenenada, después de lo cual el temible místico procede a realizar un ritual extrañamente sexual que tonta las piernas para curar el apéndice lisiado de Orlando, que luce una cicatriz inconfundible. Esta seductora escena es seguida rápidamente por la única lucha verdaderamente emocionante de The King’s Man, en la que la coreografía de Ifans contra Orlando y Conrad se intercala con una serie de piruetas dinámicas y se ajusta a la Obertura de Chaikovski de 1812, alcanzando la película alrededor del punto medio. Más allá de eso, la historia continúa a pesar de un arco mediocre, ritmos emocionales aún más apagados y un banquete de hipocresías temáticas. (A pesar de la frecuencia con la que Orlando promociona su respeto por la clase de sirvientes, su película retrocede sus propios sentimientos al dar a Arterton y Hounsou muy poco que hacer). La serie posee una animada capacidad de guiñar un ojo a su propia ridiculez, parte del encanto y la pseudosátira de todo el asunto, pero esta precuela coloca a todos sus mejores pollos en la cesta de Rasputín.

De lo contrario, The King’s Man se detiene mientras su revisionismo histórico loco y no particularmente divertido choca con su aburrido trama y personajes a medias. Las dos primeras películas están, en medio de toda la tontería, impulsadas por el núcleo emocional de Eggsy (Taron Egerton) y su conexión paternal con el mentor de Kingsman Harry (Colin Firth). Aquí, Fiennes se embota a través de una escena llorosa que es cómica en lo poco convincente que es, y se ve obligada a un enredo romántico prácticamente sacado de la nada.

Escrito por: Jaime Salvador De Hermenegildo y Pablo María Gil-Antuñano

Deja una respuesta

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: