Masacre en Michigan

Una serie de ensordecedores rugidos recorrieron los pasillos. En medio de un mar de gritos los altavoces advirtieron de un tirador activo dentro del complejo escolar. Rápidamente los alumnos corrieron hacia las puertas, cerrandolas con llave y esperando a lo mejor. Estas fueron las escenas que se dieron el pasado 30 de Noviembre en Oxford High School, donde el asesino Ethan Crumbley, un estudiante de 10mo grado disparó a sus compañeros en el colegio, matando a 4 e hiriendo a 7. Crumbley disparó alrededor de 30 balas a sus compañeros antes de ser detenido por las autoridades. Gracias a la pronta respuesta de las autoridades y protocolos escolares se logró evitar mayor pérdida de vida. Crumbley será juzgado como un adulto bajo los cargos de Terrorismo, 4 cargos de Asesinato de Primer Grado, Asalto con intencion de asesinato, y posesion ilegal de un arma de fuego. 

Alumnos atan lazos alrededor de arboles en honor a sus compañeros muertos.

Tras el tiroteo, rápidamente las autoridades comenzaron la investigación hacia lo sucedido. La policía logró encontrar dos videos grabados el día previo al tiroteo, por Crumbley, donde hablaba de matar a sus compañeros el día siguiente. En su casa también fue encontrado un diario donde se hace claro su deseo de perpetrar el tiroteo. Debido a esto las autoridades concluyeron que fue un acto premeditado con intención de quitar vida y causar el mayor daño posible, por ende se presentaron los cargos de terrorismo y se decidio que Crumbley a pesar de su edad, sera juzgado como un adulto. 

Oficiales anunciando la muerte de 4 alumnos.

El mismo día del tiroteo, 3 horas antes, oficiales escolares se reunieron con los padres de Crumbley para hablar de la conducta preocupante de su hijo. El colegio comentó que días antes al tiroteo se encontraron dibujos hechos por Crumbley en los que se podía ver una pistola y gente muerta con frases que decían “Sangre por todos lados” “Los pensamientos no paran, ayudenme”. Los padres ignoran estas advertencias y tras el atentado huyeron de su casa, serían encontrados días después en un almacén. Cabe destacar que el arma usada en el tiroteo fue comprada por el padre de Crumbley 4 días antes. Los padres están siendo acusados de homicidio involuntario. 

Madisyn Baldwin, fue una de las víctimas del tiroteo, más importante fue descrita por amigos, familiares, y la fiscalía como una artista talentosa, una persona cariñosa, y de las más estudiosas en su curso. 

Tate Myre, era miembro del equipo de Football del colegio jugando como linebacker. Recientemente había recibido un premio estatal debido a su gran desempeño. Tras el atentado se creó una propuesta de cambiar el nombre del estadio escolar al suyo. 

La familia de Justin Shilling, otra de las víctimas decidió no soltar comentarios acerca de la pérdida. Sin embargo se sabe que era co capitán del equipo de bolos escolar, y una golfista ávido

La víctima más Joven fue Hannah St Juliana, una estudiante de 9no grado, miembro del equipo de voleibol y basketball. Sus padres la describieron como una de las personas mas felices y alegres del mundo. 

Es innegable que la respuesta temprana de las autoridades salvó decenas de vidas aquel fatídico día. Aun así se perdieron 4 vidas a una edad temprana. Este tiroteo solo puede ser descrito como un acto barbárico y prevenible. Ahora solo le puede esperar que el asesino reciba una condena justa, y lo más importante, que no se olvide a las víctimas. Al fin y al cabo es más importante saber quienes fueron las víctimas, que quien fue el que las convirtió en eso. De lo contrario, gana el asesino.

Deja una respuesta

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: